Larunbata,
2024ko Martxoak02

MugaKultura

loader-image
Durango
2:12 pm,
temperature icon 8°C
Humidity 97 %
Ráfagas de viento: 22 Km/h

REY BALTASAR · Desterremos anteponer nuestros intereses por delante de ridiculizar a la raza negra

KULTURA DURANGALDEA

Hay un término que debiéramos asimilar toda la ciudadanía de una vez. Se llama Blackface. ¿Qué significa? Hace referencia a una práctica que nació con el uso del maquillaje teatral empleado por blancos para caricaturizar a una persona negra. Esta práctica que se llevó a cabo en el cine tiene aún sufrida vigencia en las cabalgatas católicas de los Reyes Magos cuando Baltasar es interpretado por un hombre blanco pintado de negro y que el activismo denuncia por racista.

En municipios tanto vascos como estatales, se sigue priorizando, poniendo por delante intereses de diferentes naturalezas al de garantizar que un hombre de raza negra protagonice el rol de esta tradición religiosa. ¿Intereses? ¿De qué tipo?

Uno sería el ego personal. El ego de un individuo que no pudiendo ser Melchor o Gaspar y con su interés máximo de tener protagonismo durante una noche ante tantas personas, se pinta caricaturizando al personaje y a toda una comunidad mundial sin importarle el respeto. Estas personas los argumentan, mientras sudan pintura negra 100%, con un «no es para tanto», «no hay que tomárselo a mal» o «siempre ha sido así». Hay argumentos hasta más más patéticos, por desgracia. Pues bien, esos «no es para tanto», «no hay que tomárselo a mal» o «siempre ha sido así» son racismo, es decir, creencia que sostiene la superioridad de un grupo étnico sobre los demás, lo que conduce a la discriminación o persecución social.

INTERÉS POLÍTICO

Otro interés, también racista, claro, es el político. Hay un partido que en su tarjeta de felicitación de los Reyes Magos muestra a los tres protagonistas blancos. ¿Hay intencionalidad en ese mensaje? Ayer, uno de sus populares integrantes, negro, pidió en sus redes sociales que se dejen pintar personas blancas de negro como Baltasar. Es decir, denunció el blackface. «Con todos los negros que hay en España, se repite esta imagen. Actores pintados para hacer de Baltasar. Muchas veces es porque la gente busca a negros y no encuentran o prefieren pagar a actores. Tengan cuidado de no arruinar los Reyes a los niños, que los esperan con ilusión», señalaba Ndongo en la red X, antes Twitter.

En Euskal Herria se ha dado también, y se da aún, una variante más del lamentable Blackface. Ocurre cuando una persona patrocina una cabalgata o por su poder económico es su deseo máximo encarnar la figura de Baltasar. Es una variación más del ego, pero en esta ocasión por su poder. Sería una forma de abuso de poder e incurriendo con ella en el racismo más zafio.

En algunos pueblos españoles tienen por tradición pagar por ser rey, lo que conlleva, una vez más, a esta injusticia.

FAMOSOS QUE NO DICEN NO

Una variación de Blackface más se da cuando una organización llama a una persona famosa del deporte o la música y antepone su interés propio al de la raza negra y contrata a un hombre blanco, como ocurrió ayer en Sevilla. Lo preocupante de este problema es que los periódicos titularon como sorpresa que Baltasar vistiera indumentaria de torero y no que su protagonista era un blanco pintado cutremente de negro. Esa asimilación racista es todo un problema que, recuerden, sufre la comunidad negra que no tiene por qué soportarla ni darla por correcta (porque no lo es; es racismo con sus siete letras).

Ejemplos de famosos que han caído en el Blackface son el político Alberto Ruiz Gallardón, el matador Jesulín de Ubrique, el cómico Cesar Cadaval, el torero Manuel Díaz ‘El Cordobés’ -que repite en su interés-, el cantante Lucas, de Andy y Lucas, los futbolistas Sergio Ramos o Ruud van Nistelrooy, la periodista Lydia Lozano…

NIÑOS NEGROS SIN REFERENTES

Ayer, en Madrid y Sevilla se puso por delante los intereses de personas una vez más. En el distrito madrileño de Chamartín, el rey contratado era un hombre blanco hablando con ridículo acento y ridícula forma de actuar que ridiculiza a una comunidad internacional. La junta local ya ha anunciado que pedirá explicaciones a la empresa contratada por lo ocurrido y ha pedido disculpas.

Las asociaciones antirracistas van más allá en un hecho. Hay algunos niños negros que también acuden a las cabalgatas y se encuentran con que los blancos ridiculizan su raza. En ese momento, se les niega el derecho a tener unos referentes e incluso se les invisibiliza, a ellos y ellas también, como raza.

‘Blackface’ gehiagorik ez

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu