Asteartea,
2024ko Martxoak05

MugaKultura

loader-image
Durango
2:17 am,
temperature icon 8°C
Humidity 95 %
Ráfagas de viento: 16 Km/h

Soy el único bombero en activo que estuvo en Oiz

Joseba Etxaburu

Joseba Etxaburu

A día de hoy soy el único bombero del parque Iurreta en activo que estuvo en el accidente aéreo de Oiz el día que sucedió, aquel 19 de febrero de 1985. Yo tenía entonces 29 años y llevaba dos años como profesional del oficio. Diez días antes comenté con un grupo de amigos, hablando de mi oficio, que nunca me había tocado enfrentarme a un muerto y mira…, no fue uno, sino 148.

Recuerdo la llamada por la mañana y la confusión que se creó de adónde ir. De Iurreta salió un camión y en mi caso como estaba haciendo un recado subí en un todoterreno. La Guardia Civil de Markina fue la primera en acercarse al lugar donde estaba el avión. La jueza de Gernika dio orden de que no se tocara nada hasta el punto de que la Guardia Civil quiso que al llegar los bomberos no apagáramos el fuego y les dijimos que lo íbamos a hacer, porque había llamas por debajo del fuselaje y quién sabe qué podría pasar. Nos respondieron: «Vosotros sabréis lo que vais a hacer», a modo de amenaza.

Por el lugar en el que estaba el avión subimos una omelite, una bomba manual, y sacamos agua del riachuelo Iru Erreka para sofocar el fuego. De los seis bomberos que subimos, uno tuvo que retirarse porque la situación tan dantesca le impresionó más de la cuenta y se puso malo. Los otros cinco seguimos allí haciendo lo que podíamos.

Al principio, llegas, ves todo aquello y te asustas, pero al mismo tiempo al sentirte útil lo superas y te vas haciendo. Al de dos horas lo ves casi normal. Olía a queroseno y a carne quemada.

Conservo varias anécdotas. Una de ellas es que hubo lucha de competencias entre la policía, hubo tensión entre Guardia Civil y Ertzaintza con empujones incluidos. La descoordinación hizo que se colapsaran los accesos al comenzar a subir curiosos, periodistas… Llega a haber habido supervivientes y no sé cómo se les hubiera sacado de allí. Aquello era un caos.

Al oscurecer volvimos al parque de bomberos y recuerdo bien que nos pusieron para cenar salchichas y ninguno de nosotros quiso ni probarlas.

* Joseba Etxaburu (Durango, 1959) es bombero del parque de Iurreta

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu