Ostirala,
2024ko Uztailak19

MugaKultura

loader-image
Durango
5:17 am,
temperature icon 20°C
Humidity 100 %
Ráfagas de viento: 1 Km/h

Sobre la subida de la luz

ANder-zubiria-1

Ander Zubiria

· Ingeniero

Como muchas y muchos sabréis, y como explicamos en nuestra última publicación, la semana pasada se registraron precios récord en el mercado eléctrico. Esto ha hecho que la factura de la luz suba y, cómo no, se aproveche la situación para hacer política. Ante esta, si nos permitís, ‘fakecatombe’ queremos arrojar un poco de luz en este tema para que se entienda el verdadero impacto de una situación que ha sido coyuntural.

Para llegar al core de esta cuestión tenemos que tener claros tres conceptos:

1) ¿Cómo se divide la factura eléctrica?

2) ¿Cuáles son los costes que pagamos en la factura?

3) ¿Cómo se establecen los precios en el mercado?

Al primer respecto, tenéis disponible una de nuestras publicaciones anteriores aquí ; pero, en resumen, decir que se paga la energía-consumo, potencia-simultaneidad e impuestos. Por tanto, hay tres componentes en las que se puede meter mano para no verse afectados por situaciones como la de la semana pasada. En las primeras dos podemos hacerlo nosotros mismos como consumidores, sin embargo, en los impuestos no; aunque no estaría demás que se revisara si un 21% de IVA procede o si un 5,1% de impuesto a la electricidad tiene sentido, puesto que se creó para fomentar el carbón nacional.

Por otro lado, está el reparto de los costes totales de nuestro suministro. Para que nos hagamos una idea, el reparto es el siguiente: 20% es el coste de la energía (la componente que se disparó la semana pasada), 23% son los costes de las redes de transporte y distribución (el coste de hacernos llegar la energía a casa) y el resto de costes son ajenos al suministro, un 57% aproximadamente. Este 57% es 22% impuestos y 35% para otros costes como la gestión de residuos nucleares, costes extrapeninsulares y las ayudas a las renovables que, por cierto, se ha propuesto que se saquen de la factura y las nuevas ya no las necesitan. Con lo cual, ¿qué tanto me afecta que suba el coste de la energía (20% del total) durante unas pocas horas de las 744 que tiene enero?

Por último, la casación de precios en el mercado eléctrico, uno de los temas más desconocidos del ciudadano de a pie. El mercado eléctrico español se gestiona la compraventa horariamente y es de tipo marginalista; es decir, la última central en cubrir la demanda estimada para una hora dada es la que fija el precio que vaya a recibir el resto. Normalmente, las centrales que más barato ofertan son las nucleares, porque no pueden parar, y las renovables, porque tienen un coste variable bajo al tener recurso gratuito. Si con estas no es suficiente, empiezan a entrar otras centrales como los ciclos combinados de gas o las térmicas de carbón que, como intuiréis, tienen unos costes más elevados al depender del combustible. Pues bien, la semana pasada se juntaron los tres ingredientes más peligrosos para el mercado: pocas renovables, mucha demanda por la ola de frío y unos precios del gas muy altos por la gran demanda de Asia. El resultado, el que conocemos…

En definitiva, con esto lo que queremos aclarar es que lo que sucedió no es el fin del mundo ya que supondría unos 3€ de sobrecoste y que hay maneras de que paguemos menos por nuestra electricidad. Podemos empezar por ajustarnos la potencia (5€/mes menos por cada kW que bajemos, aprox.) y consumir solo cuando sea necesario. Ah, y los políticos en vez de tirarse cuchillos, ¿por qué no le echan un ojo a los impuestos de mientras?

 

PD: Si tienes contratada la tarifa en mercado libre la subida no te va a afectar. De todos modos, la tarifa regulada o PVPC seguirá siendo la mejor opción.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu