Osteguna,
2024ko Uztailak25

MugaKultura

loader-image
Durango
5:25 am,
temperature icon 20°C
Humidity 95 %
Ráfagas de viento: 3 Km/h

Forza Italia

Rafael Hidalgo Segurola

Rafael Hidalgo

No todo han de ser comentarios acerca de la clase política o la calidad del aire o de economía o sobre cuestiones locales e incluso sobre astronomía. De vez en cuando hay que dedicar un espacio al divertimento. Verbi gracia:

Hablemos de Italia. Vaya por delante que hablando de ese país la pasión me delata. Dominaron Europa durante 6 siglos, dieron al mundo personajes como Arquímedes, Leonardo da Vinci, Galileo Galilei, Marco Polo, Volta, Torricelli, Dante Alighieri, Miguel Ángel, Rafael, Botticell, Garibaldi, Maquiavelo, Fermi….., tienen dentro de sus fronteras a la SCV (Santa Ciudad del Vaticano, nombre oficial y Si Cristo la Viera para los romanos), instituciones como la Camorra, la Cosa Nostra siciliana, la Napolitana, la Ndrangheta calabresa, la Sacra Corona Unita, organizaciones que para la clase política en general y la española en particular han sido y siguen siendo, fuente de fecunda inspiración. Tienen el 40% de las obras de arte que existen en el mundo y de ese porcentaje, el 40% están localizadas en esa bella ciudad bañada por el Arno, que es Firenze. Por si fuera poco todo ello, en las primeras décadas del siglo XX, juntamente con los españoles, repoblaron la República Argentina (¿será por eso ?) y su selección de fútbol ganó dos campeonatos mundiales practicando un juego ramplón. Llevan como 2.000 años engañando a los turistas que les visitan, han acuñado frases que tan bien han hecho a la humanidad como, «eppur si muove» (Galileo), «es preciso que todo cambie para que todo siga igual», (Príncipe de Lampedusa), y la de autores anónimos, «Un soldado que huye es un soldado útil para la próxima batalla», no desmereciendo la expresión «dolce far niente», que es todo un canto a la buena vida, todo ello entre otras cosas. En fin, cosas de los italianos, a los que si les dejas hablar (y gesticular) no los ahorcas, pero como medida de precaución, si estrechas su mano para saludarles, al terminar cuenta los dedos de la tuya. No sea que falte alguno.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu