Igandea,
2024ko Ekainak16

MugaKultura

loader-image
Durango
11:22 pm,
temperature icon 19°C
Humidity 95 %
Ráfagas de viento: 2 Km/h

Durango, cabeza de comarca, cola de…

 

Tony Alonso

Tony Alonso

En febrero, el autodenominado equipo del cambio, presentaron un plan de gobierno que, obligatoriamente, ha quedado obsoleto.

Por desgracia, el Covid-19 (más conocido como “el coronavirus”) ha acabado por meterse en nuestras casas como nadie hubiéramos querido.

No. No lo digo por los alarmantes datos que, minuto a minuto, vamos conociendo de su expansión y su aún desconocida letalidad.  Lo digo por los daños catastróficos que ya está causando a toda la población. A todos y a todas.

Unos daños que no son cosa de risa.

En estos momentos, miles y miles de trabajadores, autónomos y empresas de toda índole están padeciendo no un zarpazo sino una verdadera sangría.

No solo estamos hablando  de  empleados en bares y comercios que, por imperativo sanitario, se han visto obligados a permanecer en sus casas. También, los miles de trabajadores de los que se nutre la industria y las obras, pequeños talleres… a los que, en el mejor de los casos, en este momento se les están tramitando los expedientes de regulación de empleo.

A los temporales, directamente a la calle….

Miles y miles de empleos están “cerrados por coronavirus”. Y con ellos, todo el tejido económico de Durangaldea.

Durango, como administración local, no puede ser ajeno a ello. Y mucho menos cuando está gobernado por el “Gobierno del cambio”.

Es cierto. En 40 años nunca habíamos vivido una situación como ésta. Pero con más razón para demostrar que “se pueden hacer las cosas de otra manera”.

Sí… pero no.

Desde que empezó está crisis se pueden achacar muchas culpas e innumerables defectos a casi todas las administraciones del estado. Pero no es disculpa para dejar de hacer lo que a cada uno le corresponde. Y lo que no se puede hacer, de ninguna de las maneras, es gobernar a golpe de ocurrencia, tentándose los bolsillos y con un ojo pegado en las redes.

Hay que actuar. Y Durango tiene la autoridad, las capacidades y los medios para hacerlo.

Sin embargo, en esos primeros momentos en los que nadie sabia muy bien cómo nos iba a afectar la crisis que se nos venía encima, las primeras medidas que tomó el autodenominado equipo del cambio fueron simplemente de formato testimonial, recomendando el cierre de los bares y comercios y, a su vez, recomendando quedarse en casa. Recomendaciones obsoletas que colgaron el sábado en los portales… el mismo día en el que todos los vecinos de Durango estábamos escuchando el Decreto de Alarma obligando al cierre de lo que ellos recomendaban y restringiendo la movilidad de las personas a los que ellos recomendaban quedarse en casa. Eso sí… en la medida de lo posible.

Es cierto. A un ayuntamiento se le debe de pedir transparencia e información. Pero lo mínimo exigible es que ellos mismos, los del equipo del gobierno del cambio, estén informados. ¿O es que el viernes no habían visto la ETB?

Medidas de buenismo, como la de organizar grupos de voluntarios sin pensar que había que dotarlos de equipos adecuados para su protección. O, lo que es peor, sabiéndolo y conociendo que no exisitían…  ¿O es que el Ayuntamiento tiene guardados guantes y mascarillas para repartir? ¿Dónde están los medios para hacer efectiva esta medida? Gobernar no es un tema de voluntarismo y quizás por eso… seguro… ni se ha llegado a poner en marcha.

¡Que bien vendría ahora el dinero que se gastaron en aquel folletin de consumo interno! ¡Qué fácil es gestionar el ayuntamiento gastándose el remanente! Pero cuando hay que tomar medidas, de esas de las de verdad… ni están, ni se les espera.

Yo, sinceramente, y más allá de lo anecdótico, sigo esperando verdaderas medidas sociales… Medidas de verdad. No puede ser de otra manera en un gobierno que ha venido a cambiar las cosas… a hacerlas de otra manera.

Podrían tomar ejemplo de los ayuntamientos de alrededor donde se están posponiendo tasas e impuestos para cuando pase la crisis… podrían. Pero eso sería hacer lo que otros ya están haciendo. Eso no es lo que se espera de un gobierno del cambio.

Por ejemplo:

Si las terrazas no pueden abrir… Anular el impuesto… No se cobra por algo que no se utiliza.

Si los comercios no pueden abrir… Anular los impuestos…

Si los trabajadores se van al paro… Aliviar los gastos en agua y basuras.

Si los temporales no pueden cobrar… Dotarlos con ayudas mínimas de subsistencia.

¿Cómo es posible que sean tan racanos… y autodenominarse de izquierdas?

Alguno y alguna me podrá decir que “eso es desproporcionado” y que “ningún ayuntamiento se lo está planteando”.

Pero, ¿qué no estarían pidiendo si se encontrasen en la oposición?

¿Eso es “hacer las cosas de otra manera”?

Durango es cabeza de comarca. Deberíamos de ser un ejemplo. Y no solo vamos al ralentí, sino que, con un gobierno del cambio, estamos a la cola de las medidas importantes.

¡Hay que ser más valiente! Es lo que se nos exige a los Gobiernos de Izquierda… 200 millones de euros…  ¿Y Durango?

Y ahora, con vuestro permiso, me voy a hacer ejercicio con la nueva app de ayuntamiento… no vaya a ser que me aburra mientras me llegan las facturas… porque ya sé que del ayuntamiento de Durango no puedo esperar nada más.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu