Asteazkena,
2024ko Ekainak19

MugaKultura

loader-image
Durango
10:05 am,
temperature icon 19°C
Humidity 78 %
Ráfagas de viento: 1 Km/h

Cuando hasta el alma te duele. Hoy, Día Mundial de la fibromalgia, fatiga crónica y sensibilidad química múltiple

Victoria

Victoria Mayoral

Soy una mujer alegre, activa y me gusta implicarme en todo lo que hago, pero hace unos años, empecé a sentir que algo no iba del todo bien. Me sentía cansada, extenuada y con dolores en todo el cuerpo que me dejaban, aún me dejan, paralizada.

La gente de a mi alrededor me decía: es normal, es la edad, llevas mucho jaleo, se te ve muy bien físicamente, no es nada, en cuanto descanses se te pasa…. Pero la fatiga extrema que yo sentía ante cualquier pequeño esfuerzo me decía otra cosa. Hasta que un pequeño accidente por fatiga muscular en el hombro desencadenó todo.

Fueron tres años de peregrinación de un especialista a otro (medicina familiar, traumatólogo, digestivo, endocrino,  psiquiatra, psicólogo, medicina interna, reumatólogo…) y  de una prueba a otra. Creo que no hay ninguna parte de mi cuerpo que no haya sido radiografiada. Y entonces llegó el diagnostico: Fibromialgia y fatiga crónica. ¡Ahí es nada!

Al principio sentí como una liberación, por fin ponían nombre a lo que me pasaba, le ponían nombre a mis dolores. Luego hay que aceptar y asumir. Pero no sólo yo, todo mi entorno. Aceptar que hay enfermedades, como la fibromialgia que, aunque no se ven a simple vista, se padecen y son muy dolorosas. Asumir que mi vida y la de mis hijas ha cambiado, que yo sigo siendo la misma pero ya no puedo hacer lo mismo.

Y no me refiero a hacer grandes cosas, me refiero a que a veces me cuesta tanto levantarme de la cama que empiezo el día llorando, que no puedo seguir una conversación por teléfono porque las palabras se resisten a salir, que lavarme el pelo es un suplicio o que necesito descansar cada poco tiempo para poder terminar la tarea que tengo entre manos, que mis músculos están siempre tensos o que cuando consigo dormir, no descanso. Dolor, dolor y más dolor.  A veces, hasta un abrazo duele.

Dolor e incomprensión. Pero esta enfermedad es muy real y te rompe la vida. Por eso hay que darle visibilidad, hay que seguir investigando y hay que ofrecer tratamientos multidisciplinares y personalizados a los pacientes que mejoren un poco nuestra calidad de vida.

#visibilidadfibromialgia #noseramasfuertequeyo #cuandohastaelalmaduele

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu