Asteazkena,
2024ko Apirilak17

MugaKultura

loader-image
Durango
2:17 am,
temperature icon 10°C
Humidity 100 %
Ráfagas de viento: 19 Km/h

ANÉCDOTAS DE NABOR CELAYETA (I)· Lavar y marcar

Jesús Iturralde Garai

Antes de relatar 3 anécdotas (serán 2 entregas), quiero hacer mención a su protagonista, durangués llamado Nabor Celayeta, que, si existiera el “Oscar al más castizo”, seguro que lo ganaría.

Este buen señor, barbero para más señas, además de buen humor, poseía una mala uva de órdago a la grande y tenía un defecto al hablar pues la “r” pronunciaba la “g”.

Pues bien, en cierta ocasión se le ocurrió la idea de lavar a su perro de considerable tamaño, que no tenía buenas relaciones con los lavados, (el perro, se entiende) en la parte superior de la presa de Santa Ana. Mientras, varios de sus amigos disfrutaban viendo el espectáculo sentados en un banco de piedra que antiguamente, se encontraban en la parte inferior de la presa.

El perro, enemigo de los lavados, continuamente trataba de escapar teniendo que sujetarlo su dueño con una mano mientras le enjabonaba con la otra.

Ante semejante terquedad del can, uno de sus amigos, concretamente el relojero Eudoxio Mancisidor le gritó:

– ¨Sujeta la correa a tu cinturón y así no se te escapa”.

A Nabor le pareció buena idea y sujetó la correa a su cinturón y así pudo enjabonar al perro con las dos manos.

Una vez bien enjabonado, para aclararlo debidamente optó por tirar al perro al pozo de debajo, sin acordarse de que lo tenía sujeto al cinturón. Resultado, otro precursor del vuelo sin motor con chapuzón incluido.

Pero lo bueno llega cuando entre las carcajadas de los amigos, al salir del agua chorreando, los amigos le preguntaron en plan choteo qué le había pasado. En uno de sus arranques de genialidad lanzó una de sus clásicas frases para la historia: “¡ESTE PUÑETEGO PEGGO QUÉ MALAS IDEAS TIENE!”

Sin comentarios.

(Continuará).

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu