Osteguna,
2024ko Maiatzak23

MugaKultura

loader-image
Durango
5:12 pm,
temperature icon 17°C
Humidity 54 %
Ráfagas de viento: 10 Km/h

50 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN DE LOS CLAVELES · Capitanes de abril

ANISIA SERENDIPIA

 

MIS OJOS, QUE CODICIAN COSAS BELLAS_ Em cada esquina um amigo Em cada rosto igualdade. Hoy se cumplen 50 años de la Revolución de los claveles. Hace muchos años, serán cerca de 30, tuve un sueño muy chulo. Hubo de ser poco después de haber leído la novela Sostiene Pereira, ambientada en la ciudad de Lisboa en 1938, en pleno régimen Salazarista, la dictadura más longeva de Europa occidental con la que terminó la Revolución de los claveles, que hoy celebra su 50 aniversario.

Pereira es un periodista que dirige la sección cultural de un periódico de la ciudad, el Lisboa y que todas las noches cena una omelette a las finas hierbas en el Café Orquídea. Poco después, en 1995, se rodó una película homónima, con Marcello Mastroianni como protagonista.

En mi sueño, tenía un amor en Lisboa, un poeta algo mayor y muy grande que vestía una gabardina como la del teniente Colombo, y teníamos que remontar el Tajo en una barca de madera que yo conocía muy bien porque de niña solía montar en ella en el Cantábrico, eso decía yo en mi sueño, con unos documentos en francés. En realidad eran versos para un poema porque se estaba fraguando una Revolución aunque no era la francesa. Ese amor que yo tenía en Lisboa en realidad era Marcelo Mastroianni. Como yo era la más diminuta y cabía por cualquier rincón, custodiaba los versos en sachets cosidos por dentro del forro del abrigo de mouton color galleta de mi tía la de Francia. Remontando el Tajo topamos de pronto con  los capitales de abril… Y ya me desperté ¡qué lástima!

Marcelo Mastroianni había muerto el 19 de diciembre de 1996, el mismo día que murió mi joven madre. Ese día, la Fontana de Trevi fue simbólicamente apagada y cubierta de negro como tributo al protagonista de La Dolce vita. Aunque no fue consuelo para mí, me pareció una coincidencia poética porque era un actor de los más guapos de la época en la que mi madre iba al cine.

_Las horas rebeldes_ En la madrugada del 25 de abril de 1974 la canción ‘Grândola, Vila Morena’ fue retransmitida por la radio como señal para la confirmación del inicio de una Revolución que los capitanes de abril nunca soñaron fuese a ser tan rápida ¡y con claveles!. Aquellos versos guardados bajo el forro del abrigo de mi tía la de Francia que me abrigaba mientras remontaba con Pereira, con Marcelo,  el río Tajo  ¿quien dice que no fueran los de la canción compuesta por Zeca Afonso que cantan a la fraternidad y la igualdad entre las personas…? Aquellas maravillosas estrofas  de inmediato se convirtieron  en un símbolo de la lucha por la libertad y la democracia:

Dentro de ti, ó cidade

O povo é quem mais ordena

Terra da fraternidade

Grândola, vila morena

 

Em cada esquina um amigo

Em cada rosto igualdade

 

En cada esquina un amigo, en cada rostro igualdad, ahora que solo importa el dinero ¿qué se puede cantar más bonito? La canción sigue siendo un recordatorio de la importancia de la fraternidad, de la solidaridad. Tierra de fraternidades hoy, 25 de abril de 2024, un pensamiento de empatía para el pobre pueblo Palestino.

 

Y a otro le parecerá otra cosa

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu