Osteguna,
2024ko Maiatzak23

MugaKultura

loader-image
Durango
9:43 pm,
temperature icon 15°C
Humidity 98 %
Ráfagas de viento: 0 Km/h

Durango y Gernika, desde ayer, un paso más cerca del hermanamiento entre ambas villas bombardeadas

Ayer se dio un paso más en la historia de Durango y de Gernika. Estamos un escalón más cerca de ser dos villas hermanadas por haber tenido que padecer y digerir dos de los bombardeos fascistas más significativos de Euskal Herria. El Cine Zugaza de la primera localidad fue el marco en el que el colectivo Ikertu ala hil, en colaboración con el Ayuntamiento de Durango, reunió a una decena de supervivientes de ambos ataques con planificación militar en 1937. Son las últimas mujeres y hombres que estuvieron allí en aquellos actos genocidas.

Algunos de los supervivientes ayer homenajeados y el organizador Iban Gorriti. JANIRE TORVISCO

Antes del comienzo, los txalapartaris durangarras Jokin Garitaonandia e Iban Begoña llamaron la atención de quienes pasaban por delante del casi centenario cine. Ya dentro, ante una sala llena, dio comienzo el primero de los dos pases. El presentador, el periodista Iban Gorrriti -coordinador de Lekukoak, 1937- hizo una declaración de intenciones que puedes leer al final de esta noticia. Lo plasmó a través de dos vídeos grabados para la ocasión desde Durango, desde la histórica presa de Arripausueta, en euskara; y a continuación desde la plaza de Gernika-Lumo en castellano.

A continuación, se proyectó el primero de los dos cortometrajes que se estrenaron materializados en el último mes, en marzo. Titulado Bajo el árbol de Gernika dio a conocer el manifiesto que supervivientes firmaron en Izurtza en diciembre de 20022 en el que solicitaban el hermanamiento de los dos ayuntamientos que tanto el alcalde de la villa foral, José María Gorroño, se vio dispuesto entonces, como también tanto la regidora durangarra entonces, Ima Garrastatxu, y la actual, Mireia Elkoroiribe. El narrador del audiovisual fue el joven Markel Arroita y lo editó el elorriarra Mikel Quesada (@stratomike), presente en la sala.

El programa continuó con la invitación del músico durangarra Dani Balas (@daniibalas), con gran formación superior de música y premiado en varias ocasiones. El joven artista interpretó con elegancia un  medley de himnos republicanos de la época como Eusko gudariak, La Internacional, A las barricadas, El himno de Riego y Bella Ciao con arreglos notables.

Dani Balas. MUGA

A este, siguió el segundo cortometraje en el que de una u otra forma el director coordinó a un total de 29 mujeres. El título, precisamente, es Últimas mujeres supervivientes. El audiovisual de testimonios «no al uso» de Gorriti está codirigido con el durangarra Lander Petralanda (@landerder_), quien lo editó. Las imágenes sorprendieron y fueron creadas por Inteligencia Artificial, obra del creativo bilbaino Niko Vázquez (@grafixmo), autor del recomendable libro Make Bilbao GrAI again, publicado por la editorial Zorrotz.

Zoe Igartiburu. MUGA

Tras los aplausos, actuó la elorriarra Zoe Igartiburu (@zoeigartiburu), cantante de Elorrio que interpretó con gusto y sentimiento la canción Not my fault (No es mi culpa), la joven la dedicó a las niñas y niños de la guerra que fueron evacuados durante la guerra a Gran Bretaña. A continuación, el momento más emotivo, cuando la joven de 17 años, Izaro Ibarnia junto a la txistulari Maite Uriarte -ambas de lTxoritxu Alai- dedicó un aurresku de honor a las mujeres y hombres supervivientes de Durango y Gernika: Edita Gómez, Lidia Larrea, Maite Andueza, Maite Elorza -nacida durante el bombardeo de Gernika y en el primer acto que participa-, Mikel Aretxaga, Crucita Etxabe, Emilio Aperribay, Mari Tere Totorikaguena y Rosario Beitia -natural de Deba-. Se recordó también a «Pepi, la de Ochoa», que no pudo estar presente. «Aunque no era superviviente quiero tener también recuerdo especial hoy para Ricardo Escota, durangués fallecido la semana pasada y que, estoy seguro, hubiera estado aquí hoy, junto a María Esther Bisbal. No faltaban, agradecidos, a un acto de esta naturaleza», subrayó Gorriti.

La txistulari Maite Uriarte y la aurreskulari Izaro Ibarnia ante los supervivientes. MUGA

En ese momento se dio la palabra a las personas supervivientes que quisieron hacerlo, quienes mezclaron lo cruel del recuerdo histórico con pinceladas de entrañable humor. Volvieron a sus hogares en Durango, Gernika-Lumo, Bermeo, Amurrio, Garai y Bilbao agradecidos y con el sueño de repetir este acto en Gernika, lo que según primeras conversaciones con la villa foral podría ser una realidad en próximas fechas.

FINAL CON RECUERDO AL BOMBARDEO DE OTXANDIO

Gorriti y la dantzari Izaro Ibarnia hicieron entrega de un cuadro, de una alegoría encargado al artista durangarra Jon Gorroño (@jongo_design) y encargado a la tienda de fotografía Arentza (@arentzafoto). «Gernika tiene su Guernica de Picasso, Otxandio tiene su Otxandio de Kapanaga, y, ¿Durango? Por esa razón, solicité un Durango a Gorroño, un creativo que ha hecho maravillas visuales esta ilustración que remite al cuadro de Darío de Regoyos que adquirió el Ayuntamiento de Durango», valoró Gorriti quien reclamó «más caso al vivero cultural de Durango y Durangaldea, que como comprobáis tenemos grandes artistas».

El Primer homenaje a supervivientes de los bombardeos contra Durango y Gernika se clausuró recordando el bombardeo de Otxandio, y se cantó a ritmo de ukelele y guitarra la canción herrikoia Saltzen, saltzen. A las 20.30 horas dio comienzo el segundo pase con el mismo contenido y otros tantos aplausos de agradecimiento y homenaje. «Gracias a actos como este salimos del cine siendo mejores personas», concluía uno de los presentes.

TEXTO DE BIENVENIDA DEL ACTO 

Bien halladas y bienvenidos a este ‘Primer homenaje a supervivientes de los bombardeos contra Durango y contra Gernika’. Este es un acto antifacista. Y, ¿qué es ser antifascista? Antifascista es querer lo mejor para uno mismo y para el resto de la ciudadanía, sin dejar a nadie fuera por ninguna razón. Es decir, vivir y dejar vivir.

Hace 87 años, el fascismo asesinó incluso a los suyos. Un ejemplo fue en el bombardeo contra Durango o en Gernika. Las bombas no eran inteligentes y mataban igual a quien vivía en una casa de un bando de la Guerra civil, como a los del otro. Franco mató incluso a los suyos.

Y este es un acto republicano, porque aplaude a las ideologías que formaron parte del Ejército de Euskadi: contrario al fascismo de Franco, Mussolini o Hitler que tanto daño y muerte nos hizo.

Hoy, vamos a honrar y rendir un emotivo homenaje a mujeres y hombres que el fascismo robó su infancia, parte de su familia muerta o desaparecida, o su euskara vehicular.

Y lo hacemos porque creemos firmemente que los superhéroes y superheroínas no son los de películas de Marvel. Aquellos no existen, pero a quienes homenajeamos hoy sí existen y lo son por todo lo que han tenido que hacer frente y cerca del siglo de vida aún sonríen.

Hoy nuestro aplauso debe llegarles muy dentro porque vivimos en una ciudadanía en la que se desprecia a la vejez: El maldito edadismo en una sociedad dictatorial en cuanto que solo valora lo joven.

Hoy, queremos decir bien alto que os queremos y agradecemos vuestro coraje y que hayáis venido hasta aquí: Edita, Lidia, Mikel, Maite, Emilio y Crucita. Otro tanto para quienes no conocemos y pedimos que se trabaje en un listado municipal de últimas personas supervivientes.

Hoy, queremos honraros a todas y todos. Que volváis a casa sintiéndoos queridas y queridos. Eskerrik asko!

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu