Ostirala,
2024ko Uztailak19

MugaKultura

loader-image
Durango
3:51 am,
temperature icon 20°C
Humidity 100 %
Ráfagas de viento: 0 Km/h

En 2025 se cumplirán diez años del cierre de la recordada pastelería La Exquisita de Durango tras más de 70 calendarios abierta

El 21 de junio de 2015 bajó su recordada persiana la histórica pastelería La Exquisita de Durango.  El último bollo lo degustó un joven de la familia, Mikel. La última palmera, otro de los menores de la casa: Jontxu. El local, tras más de 70 años abierto, dejó paso a una franquicia. Para algunos del pueblo es, sin embargo, aún un recuerdo imborrable. Con anterioridad, fue estanco de María Luisa Unamuno.

La Exquisita 1

Inma, Jon y Ana junto a la puerta de la pastelería que ayer cerró tras más de 70 años de servicio. IBAN GORRITI

Las hijas de la recordada mujer que hizo grande el negocio familiar, Conchi Goicolea Areitioaurtena, aseguraron entoences a este medio que, aún así, el cierre de La Exquisita «no es una buena noticia porque nos hubiera gustado que alguna persona hubiera seguido con ella. A nosotras, ya nos toca descansar un poco. Date cuenta de que hemos crecido en la pastelería», explicaban Ana e Inma, quienes reconocían que sentían entonces «una pena muy grande». Lo mismo confirmaban peatones que se paran a comentarles que se les va a echar en falta en ese local, edificio que fue en su día de la familia Ampuero y que a día de hoy aún conserva pequeños desperfectos del bombardeo de Durango del 31 de marzo de 1937, ya que este negocio familiar está situado junto a la basílica Santa María de Uribarri que los aviones italianos bombardearon.

Mientras conversábamos sobre el cierre y su historia, unos electricistas iban desmontando la cámara frigorífica. «El letrero lo vamos a guardar y esos pequeños vidrios porque son historia». Cierto tanto de la familia, como de la ciudadanía de Durango a la que aún se le hace extrano no ver esta tienda, una de las de mayor solera de la localidad. Aquella en la que comenzó a trabajar como empleada la buena de Conchi, cuando su marido, el famoso jugador del Athletic de Bilbao Patxi Garate enfermó. Más adelante, se hizo cargo del local. El matrimonio dio a Durango cuatro hijas: Inma, Merche, Eli y Ana.

«La famosa de La Exquisita era ella, nuestra madre», subrayaban, mujer que falleció hace dos años, el 11 de febrero de 2013. «A nosotras estos días de cierre, los clientes de toda la vida nos han deseado que disfrutemos de la vida, que sea lo mejor para nosotras». Ana ya sabía los gustos de estas personas. «Según venían ya sabías qué iban a pedirte. Tu aita, por ejemplo, venía de novios a comprarle siempre trufas a tu ama, no fallaba», ponía como ejemplo.

Aquellos ‘sanantonios’ golosos

Les llamó la atención que hubo personas que en días previos a bajar la persiana les fueran preguntando «si por el cierre teníamos productos de saldo. ¿De saldo?, les decíamos. Aquí vendemos todo del día», les respondías a quienes recuerdan cómo el día de San Antonio era «algo fuera de lo común. Íbamos a por cajones a la estación del tren y hacíamos turnos porque no dábamos abasto con las ventas de pasteles».

Con el cierre de La Exquisita -local que con anterioridad fue estanco, de María Luisa Unamuno-, Durango perdió un referente, un lugar que no fue solo de venta, sino también de tertulia agradable. «Salvo los bares, ya hay pocos lugares donde se hace tertulia», analizaban. «Tenemos una pena muy grande, no queríamos ni despedidas en periódicos, pero es el momento. El negocio iba bien, pero ya tenemos nuestros años», sopesaron.

La Exquisita 2

El día después, la pastelería vacía. IBAN GORRITI

Aquella mañana de cierre, Jon Pérez Igartua, uno de los componentes de la cuarta generación de la familia quiso estar presente en la jornada de clausura. Ver todo vacío a él también le impresionó. «A mí también me da pena que se cierre», confirmaba quien ya jugaba al fútbol como Patxi Garate y quien la noche anterior al cierre comió la última palmera de la pastelería. Pensó en comer solo una mitad, pero lo irresistible del bollo hizo que la acabara. Conchi estaría orgullosa de saber que hizo anoche feliz el estómago de uno de sus descendientes, como lo hizo con toda la ciudadanía durante los más de sesenta años que estuvo al frente del mostrador de La Exquisita, hoy aún… historia de Durango.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu