Asteazkena,
2024ko Maiatzak22

MugaKultura

loader-image
Durango
4:45 pm,
temperature icon 16°C
Humidity 100 %
Ráfagas de viento: 16 Km/h

‘Una mirada a la ciudad del viento’, por Javier Ferdo

JAVIER FERDO

KULTURA DURANGO/ZARAUTZ

· 80 personas participan en la visita guiada de la exposición ‘Essaouira · Haize uria’ que el fotógrafo durangués Ibn Gorriti impartió ayer domingo en el Photomuseum de Zarautz

La persona que al leer la información sobre la exposición de fotos de Essaouira crea que se va a encontrar imágenes morbosas, en las que ver penalidades o denuncias sociales, reconfortándonos en nuestro sistema de bienestar, está equivocada. Nos hallamos ante una muestra blanca. Imágenes cien por cien reales. Son instantáneas que buscan mostrar la vida tal y como es en la ciudad del viento.

Personas visitan la exposición. JAVIER FERDO

Para mí, las imágenes de Ibn Gorriti siempre han tenido algo especial, algo que las diferencian del resto. Tiene una mirada particular que incluso cuando publicaba imágenes en la prensa de la comarca se deducía cuáles eran las firmadas por él. Posee la habilidad de mostrar algo diferente en lo que puede ser común.

El trabajo que expone Ibn en el Photomuseum de Zarautz hasta el 18 de febrero no es fruto de ir a pasar unos días y de llevar la cámara colgada fotografiando todo lo que se te pone por delante. Son capturas que ha ido recopilando a lo largo de 20 años en numerosos viajes realizados a Marruecos. Y se nota. En las imágenes de la muestra se palpa una mirada más concreta, alejada del turista convencional, solamente alcanzable cuando has cohabitado como uno más. Hay un conocimiento de su cultura, de su sociedad, donde cada imagen te hace entrar en ella.

Dos visitantes comparten impresiones sobre una de las instantáneas. JAVIER FERDO

Recalcaba Gorriti en la visita guiada que fotógrafos más “puristas” le achacaban que tenía que haberlas mostrado en blanco y negro. Sin embargo, con la textura impresa sobre las imágenes por el autor ha creado su “universo propio”, como él mismo afirma. Y es verdad, de esta forma ha creado ese nexo de unión que te sumerge dentro de las imágenes dándole esa atemporalidad buscada. Incluso me atrevería a decir, que transmite, como una especie de tormenta de arena característica de la zona, involucrándote aún más en la foto.

IMÁGENES VIVAS

Otro nexo de unión entre ellas es el movimiento, en todas ellas está implícito. Todas las imágenes parecen estar vivas, las envuelve un dinamismo que el ojo de Ibn Gorriti ha sabido detener para hacerlas eternas. Se podría decir que las fotos hacen gala de la tan trillada frase fotográfica de Henri Cartier Bresson, “el instante decisivo”. Por mencionar alguna de ellas, la chica con un pañuelo blanco agachada en un campo dando la sensación de estar inclinada igual que las flores blancas que la rodean; esas gaviotas que miran amenazadoramente al objetivo parece que vayan a salir de la foto; o esa mujer en el centro de la imagen vestida a la orilla de una playa mientras todos los hombres de su alrededor están en bañador. Son instantes que duran una centésima de segundo capturados a la perfección.

Ante estas imágenes cotidianas de una ciudad y una cultura que en principio nos son tan lejanas, Gorriti nos ha acercado a ella. Algo que hace desde el comienzo de la muestra con una serie de retratos donde incluye a sus hijos en el seno de la familia con la que cohabitan en sus viajes. Al igual que la foto de la persona ataviada para festejar el día más especial del año de esa comunidad, la “fiesta del cordero”, una jornada celebrada desde hace muchas generaciones. Deteniéndonos a reflexionar, no está tan lejos de nuestra cultura cuando en zonas limítrofes a la nuestra son tradición disfraces similares, con significados paganos, de nuestros antepasados. Quizá no seamos tan diferentes.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu