Asteartea,
2024ko Apirilak16

MugaKultura

loader-image
Durango
1:02 pm,
temperature icon 11°C
Humidity 96 %
Ráfagas de viento: 22 Km/h

Elisabete Berasaluze urge al Ayuntamiento de Durango a crear una ordenanza reguladora de fuegos artificiales y petardos

Iban Gorriti
FIESTAS DURANGO 

Elisabete Berasaluze solicita al Ayuntamiento de Durango la creación de una ordenanza que regule en la villa los fuegos artificiales, petardos y otros excesos sonoros que causan graves problemas a diferentes colectivos: niños y niñas que les tienen miedo, personas con autismo, animales, personas enfermas que necesitan descanso, incluso quienes trabajan a relevos. Su caso es revelador. Es ciega y cuando lanzan cohetes o petardos su perra guía entra en pánico y en ocasiones le ha creado serios problemas con los que el resto de la ciudadanía no empatizamos. “En la calle, me comprende todo el mundo. Todos dicen que me apoyan, pero luego nadie actúa”, lamenta quien recibe a MUGA en su hogar en los días previos a las fiestas de Durango, de las que se ausentará.

Elisabete y Anuska en su hogar de Durango. IBAN GORRITI

Ya tiene previsto trasladarse a otro destino estos días de fastos. “A mí no se me posibilita disfrutar de las fiestas de mi puedo”. No se le garantizan unas fiestas a las que tiene el mismo derecho que el resto. “Yo para salir de casa, antes tengo que llamar al ayuntamiento a ver si está previsto que vayan a lanzar cohetes. En ocasiones ni ellos lo saben. Hay una persona, un técnico, muy amable que me llama y a esas horas me quedo con la perra en casa. Así no me la juego. Hay lugares por los que la perra ya no quiere pasar porque recuerda momentos traumáticos vividos por este exceso de ruido: tiembla, babea, está en alerta continua por si explota otro cohete o petardo durante mucho rato…”.

Por ello, insiste en el Ayuntamiento. “Hay una alcaldesa que ni me llegó a recibir. Estuve allí sentada donde me dijeron y hasta hoy”. En otra ocasión, llegó hasta acudir al Ararteko, defensor del pueblo en Euskadi exigiendo que en Durango se cumpliera la Ley de accesibilidad. “Fue muy curioso. Durante todo el año y medio no me hicieron ni caso en el Ayuntamiento, y dos días antes de las elecciones me respondieron”. Se pregunta qué tipo interés tendrían en ese momento. Ella tiene claro que si hubiera una concejala ciega se darían pasos en el consistorio. “Sin duda, y te diré más, ni la ONCE hace nada por esto”, manifiesta con valentía esta duranguesa de 64 años que se pregunta por qué hay falta de voluntad tanto en Durango como en Iurreta.

Cohetes de Iurreta

“Hace unos días con los cohetes de las fiestas de San Miguel de Iurreta lo pasamos muy mal. Tiraron unos cuantos al mediodía… Ya me sé todas las fiestas, todos los santos, para poder salir tranquila a dar una vuelta por la calle. Me gusta el bidegorri de Landako porque los ruidos se disipan y vuelves a escuchar a los pájaros”.

Berasaluze informa de que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ya tiene una ordenanza al respecto. “En Durango, la encargada de Medioambiente me dijo que es muy difícil crear una ordenanza”. Elixabete se pregunta por qué si una parte de la ciudadanía lo necesita no hay quien vaya adelante con ello. “Ningún partido político ha hecho nada. Todos tienen buenas palabras, pero ninguno da un paso o me ampara ni a las personas con autismo, por ejemplo. Únicamente me llamó un político para decirme que habían quitado los cohetes de las zezenak dira de fiestas de Durango, lo que agradecí porque a esa primera hora de la mañana salimos a la calle quienes tenemos perros”.

Fuegos artificiales sin ruido con drones

Su compañera guía de cuatro patas se llama Anuska. Tiene doce años y un corazón de entrega y bondadoso que recibe a la persona invitada a su casa con cariño. Ese mismo corazón, tal vez, nos falta a la ciudadanía para ponernos en su lugar. Por ejemplo, Amorebieta-Etxano o el pueblo burgalés Medina de Pomar programaron fuegos artificiales sin ruido, un espectáculo de cien drones que hacen figuras en el cielo. “Sé que los fuegos artificiales son bonitos porque yo los recuerdo de cuando los veía, porque fui perdiendo vista poco a poco. Ahora veo luces. No he sido ciega toda la vida. Pero pido que se regule el ruido, que la Policía Municipal sepa cuándo se van a lanzar cohetes, que muchas veces no lo saben”, lamenta y se pregunta si una recogida de firmas valdría para algo.

Recuerda una anécdota que vivió en unas fiestas de Durango. “Iba con Anuska y sonó un cohete. Un niño dijo a la persona con la que iba, mira ‘ya están quemando pólvora’. ¡Eso es! Ya están quemando pólvora. Hemos llegado a un momento en que todo debe ser ruidoso, para que sea más festivo hace falta que sea más ruidoso. Nos hemos acostumbrado a que tiene que ser así y no entiendo por qué. El oído sufre con más volumen, es momento de vivir ya con menos contaminación acústica. Cuando voy a votar, nadie tiene en cuenta el exceso de ruido, los cohetes, los petardos…”, reflexiona e ilustra que “hay perros guías que les ha explotado un petardo al lado y han quedado inhabilitados. Yo estoy cansada, quemada, pero sigo luchando porque Anuska, como la anterior perra que tuve, con los cohetes se descoloca y no puedo controlarla. Creo que no solo falta implicación, sino concienciación también”, enfatiza y agradece que la ciudadanía y políticos digan que están con ella cuando “las palabras se quedan en el aire”.

«Cuando sangres lo entenderás»

Por todo ello, Elisabete solicita la creación de una ordenanza reguladora al respeto y lamenta que estos próximos días se vea en la tesitura de irse de Durango porque son fiestas. Su alternativa, sería quedarse en casa todos los días de San Fausto. “Se pasan la pelota unos a otros, cultura a medioambiente y al revés, y sigue habiendo vacíos legales muy grandes”.

Las personas lectoras de este reportaje debieran reflexionar ante la siguiente cita del poeta Antonio Díez: “Cuando sangres lo entenderás. Y digo: cuando sangres lo entenderás, porque ves sangrar y no lo entiendes”.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu