Astelehena,
2024ko Ekainak17

MugaKultura

loader-image
Durango
2:23 am,
temperature icon 16°C
Humidity 96 %
Ráfagas de viento: 3 Km/h

MAMDIAYE DIOP · El querido pequeño por quien ondea a medio asta y triste la ikurriña en Abadiño

Iban Gorriti
MUGA GOGOAN

En Senegal hay incontables baobabs, árboles ancestrales. Sin embargo, en cada pueblo hay un baobab sagrado, un ejemplar ligado completamente a la vida y liturgias de los habitantes de ese municipio al que conocen y protegen. Seguro que también hay uno en la pequeña aldea de Niomré. Seguro. A 4.500 kilómetros de aquel hospitalario país africano, en Abadiño, hay una ikurriña dolida que ondea a media asta desde el domingo. No es un baobab, pero es el respeto oficial y ciudadano hacia la familia que ha perdido a un risueño niño de diez y años y medio tras un cúmulo de tristes fatalidades. Fue a buscar el balón con el que emulaba a sus ídolos y al resbalarse y caer al agua de una presa falleció.

Mamdiaye Diop. TALLA DIOP

Ahí el tiempo se detiene. Las ayudas de emergencia rápidas, incluso, el auxilio de un hombre que estaba en la zona y que entró al agua en busca del pequeño no consiguieron lo que el corazón de todos ansiaba. Un primo del niño, muy conocido en Abadiño, desconsolado, aventuraba que Alá lo salvaría.

El Ayuntamiento de la anteiglesia se ha volcado al 120% con la familia. Y ellos –con un tío del pequeño como portavoz llegado de Agurain, Talla Diop- lo han agradecido en la plaza consistorial ante los medios de comunicación, ante el pueblo, con una educación ejemplar, infinita.

Mamdiaye Diop, el menor de cinco hermanos, era hijo de Fama Seck y de Samareme Diop. Naturales de Niomré, poblado a 10 kilómetros de la capital comarcal de Louga, ciudad de 50.000 habitantes. Era el único de sus hermanos que no vivía con su padre en Legazpi. El único que estaba junto a su madre y estudiando en Senegal.

«Gracias»

El martes pasado aterrizó en Euskadi para pasar las vacaciones junto a sus primos residentes en Abadiño desde hace dos años, llegados a Euskal Herria en avión. Mientras tanto, su madre y su padre estaban en Niomré. Este último tenía ya comprado billete de vuelo para viajar en agosto con el objeto de hacerle el pasaporte a Mamdiaye, ya que habían conseguido su nacionalidad española. Sin embargo, la desventura conllevó que ayer el padre llegara en un vuelo pagado por el Ayuntamiento a poder velar a su hijo. Estuvimos con él en unos locales municipales habilitados para su dolor y no pudo ni articular palabra. Solo: “Gracias”, haciendo referencia Samareme a las condolencias. Aún, este exempleado de una empresa de huevos de Idiazabal que distribuye a grandes supermercados, no lo puede asimilar. Menos, minutos después de viajar de África a Europa. Su esposa declinó, agradecida, el ofrecimiento consistorial y prefirió llorar a su hijo allí, junto a su familia (y, recuerden, los baobabs).

Tras llegar el martes, el miércoles, 28 de junio, la familia celebró la jornada más importante del calendario musulmán, Eid al-Adha: el día del cordero, del sacrificio del cordero. Esta festividad conmemora la disposición del profeta Ibrahim para sacrificar a su hijo como muestra de obediencia a Dios, lo que Alá finalmente no permitió.

En seis días en Abadiño, Mamdiaye era feliz en casa de sus tíos y primos. No faltaba a la cancha de fútbol –su pasión- que hay en el barrio de Muntsaratz, ni al parque de juegos infantiles. Era uno más junto, por ejemplo, a su primo Mallick, muy conocido y querido en el pueblo. Su tío, Papa Diop, estaba al cargo y se siente “rotísimo”. Lleva toda la semana llorando. “Al principio –testimonia como puede abrazado al periodista- no podía ni dormir. Estaba pasando las vacaciones en mi casa… Es tu casa…”, lamenta y evoca que su hijo le dijo que cuando pasó la caída a la presa, pidió ayuda. Gritaba: Ayudadme”.  Papa trataba a su sobrino como un hijo más, como a los tres propios. “Era muy majo, le encantaba el fútbol y pintar dibujos en internet, muy alegre”.

Pequeños abrazos gigantes

Tras la triste noticia, la familia se acercó al día siguiente con los niños a conocer el lugar. Y se dio una gratificante anécdota: Un grupo de niños y niñas que estaban en la zona y conocían a Mallick, el primo de Mamdiaye, le llamaron. El niño les dijo que no les podía atender que estaba con la familia. Sin embargo la razón era otra. Cada uno de los que le llamaron se acercaron a él a abrazarles, a hacerles saber que compartían su dolor, según narra una buena amiga de la familia a MUGA.

Papa detalla que, tras el reconocimiento de alcaldía y corporación, iban a acudir al tanatorio de Iurreta donde estaba Mamdiaye. “Vamos a proceder su padre y resto de familia a lavar el cuerpo. Es nuestra tradición”, matiza. Para arropar a la familia de Abadiño han llegado a la anteiglesia familiares y amistades desde Francia, Legazpi, Agurain o Durango. “Nadie lo esperaba y fue cuestión de segundos. Estamos rotos. En nuestro pueblo de interior y alrededores no hay ríos, no aprendemos a nadar y el mar está lejos”, lamenta Talla, portavoz familiar.

Rezos en la intimidad

Tras lavar el cuerpo del niño que el 20 de diciembre iba a cumplir 11 años, rezan en un encuentro íntimo. El siguiente paso será la repatriación. “Sí. Queremos que descanse allí, en Senegal, cerca de su madre”, detallan. Los trámites y el coste de repatriación correrán a cargo del Ayuntamiento de Abadiño, como dio a conocer el alcalde soberanista, Mikel Urrutia.

Talla también conserva bonitas palabras para el pequeño. “Era uno de los mejores niños que he conocido. Muy querido por todo el mundo. Era buen chaval, buen estudiante y deportista”. Un amigo de la familia, Cheirh Mbathie, aporta otras: “Era un chico impresionante, muy abierto con todas las personas y se hacía querer, te daba mucha confianza”.

Acompañado por su padre y hermanos, retornará a la tierra que le vio nacer, donde espera su madre, donde los árboles baobabs lloran con la caída de sus hojas por aquel que buscaba su sombra mientras jugaba, el risueño Mamdiaye. Y mientras, la ikurriña de Abadiño del exterior del Ayuntamiento continúa bajada con un respeto máximo hacia él y los suyos.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu