Ostirala,
2023ko Urtarrilak 27

MugaKultura

Durango
5°C

Rafa Peñafiel exhibe por primera ver una muestra de solo acuarelas en la sala de exposiciones Ezkurdi de Durango

Los cuadros de Rafa Peñafiel inundan de color la sala de exposiciones municipal de Durango desde el viernes, muestra que permanecerá abierta en Ezkurdi hasta el domingo 29. Son casi 50 acuarelas.

Rafa Peñafiel en la exposición junto a un cuadro de una cruz de Kurutziaga en color. IBAN GORRITI

De hecho, es la primera vez que exhibe únicamente obras con esta técnica pictórica que combina pinturas diluidas en agua sobre papel o cartulina. El autor explica que la acuarela consiste en aplicar capas semi-transparentes, que se irán superponiendo para conseguir colores más oscuros. «Se pinta de claro a oscuro», es decir, no se pinta el color blanco, sino que se reserva el blanco del papel.

Peñafiel es natural de Hellín, provincia de Albacete, pero con tan solo dos años arribó con su familia a Amorebieta-Etxano donde residió veinte años y más de dos décadas lleva residiendo en Durango tras contraer nupcias entonces con Mariví Ona. Además de sus hijos, Rafa y Javi y su nietos Eneko y Ekain, también presume de sus pinturas que comenzó a ingeniar con mimo cuando sobre el año 2000 se apuntó al curso de pintura municipal. «Yo siempre quise pintar y le dije a mi mujer que el día que me jubilara haría Bellas Artes. Y fue ella quien me dijo que para qué esperar si podía ya con Fernando De Vicente y así fue. Yo hacía plumilla y carboncillo y con Fernando llegué al color», agradece este integrante activo de la Asociación Artística del Duranguesado que organiza la exposición.

«Ya no sé si me queda algo por pintar de Durango»

La mitad de la exposición está compuesta por vistas de Durango. «Ya no sé si me queda algo por pintar de Durango. Tengo más de cien cuadros sobre ello y hay lugares que los pinto desde diferentes perspectivas», aporta y estima que «a la gente que viene le gusta mucho conocer los sitios que pinto. Por ejemplo se sorprenden con uno del arco de Santa Ana que lo tengo de lado». En sus nuevos trabajos, integra a personas o vehículos que «dan movimiento, más vida», incluso detalles cotidianos como de fondo personas utilizando el móvil -«algo que hacemos tanto»- o una mujer «con mascarilla» por la pandemia vivida. «Fue en el confinamiento cuando empecé a hacer más acuarela, acabé con los lienzos y además no da olor a la casa y son más fáciles de almacenar».

Peñafiel expone en Ezkurdi Aretoa. IBAN GORRITI

Las escarpias de la sala cuelgan también bodegones y retratos. «El retrato no es fácil. Las expresiones para mí son todo un reto. He retratado ya a toda la familia», se ríe mientras su simpáticos nietos corretean alrededor. Y señala a un cuadro que ya lo había presentado en su cuenta de Facebook, red social de internet: la cruz de Kurutziaga pintada a todo color. «Se me ocurrió que tras haberla pintado siempre en blanco y negro que la iba a imagina con colores y me basé en el cuadro La última cena de Leonardo Da Vinci, y da la impresión de que se ve todo más, que hay más cosas, por ejemplo, llama la atención todos los ángeles que hay y al natural ni te fijas». Esta acuarela es la que da la bienvenida a la muestra y mientras está comentando esto visitan la exposición el director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, que saluda, así como el presidente de la Asociación Artística del Duranguesado, José Luis Martínez de Antoñana.

Rafa recalca que suele publicar sus nuevas obras en Facebook, pero hace un apunte al respecto. «No es lo mismo ver estas acuarelas en el ordenador que aquí en directo». Por ello, anima a la ciudadanía a visitar la exposición, con entrada libre, de lunes a viernes de 18.00 a 20.00 horas y los fines de semana de 12.00 a 14.00 y de 18.00 a 20.00 horas.

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu