Astelehena,
2024ko Maiatzak27

MugaKultura

loader-image
Durango
8:46 am,
temperature icon 14°C
Humidity 100 %
Ráfagas de viento: 11 Km/h

8M | Anisia Serendipia | La hermana de Shakespeare y Mona Lisa

Anisia

Anisia Serendipia

MIS OJOS QUE CODICIAN COSAS BELLAS | París, abril de  2005: una habitación propia para Mona Lisa

Decía Giorgio Vasari sobre Leonardo que los cielos suelen derramar sus más ricos dones sobre los seres humanos-muchas veces naturalmente, y acaso sobrenaturalmente-, pero, con pródiga abundancia, suelen otorgar a un solo individuo belleza, gracia e ingenio, de suerte que, haga lo que haga, toda acción suya es tan divina, que deja atrás  a las de los demás hombres…  Los hombres vieron esto en Lionardo,  quien  se complacía mucho cuando veía cabezas humanas curiosas, ya fuera por sus barbas o su cabellera… y que por encargo de Francesco del  Giocondo  emprendió el retrato de su esposa Mosa Lisa. Porque cuando Mona Lisa vivió solo podría haber sido una cabeza en un cuadro aunque esa cabeza hubiese tenido el genio del polímata Lionardo.  Porque le hubiese pasado  lo que a aquella hermana de Shakespeare que imaginó Virginia Woolf.

ANISIIA CURIE

Conferencia Solvay el Quinto congreso (1927). Solo una mujer, Madame Curie. Virginia Woolf publicó su novela en 1929.

Las mujeres no pueden escribir las obras de Shakespeare. Le hubiera sido imposible, del todo imposible, a una mujer escribir las obras de Shakespeare en la época de Shakespeare”.  Lo mismo que a La Gioconda le hubiese sido imposible, del todo imposible, pintar “La última cena” en el Renacimiento .   A principios del siglo XX Virginia W imaginó una historia en la que a la igualmente genial hermana de Shakespeare, siendo hija de unos mismos padres que si educaron al muchacho, no mandaron a la escuela. Pronto planearon casar a esta hija, supongamos, Lisa Shakespeare ¿Cómo podía Lisa desobedecer a su padre? Sólo la fuerza de su talento la empujó a ello… y una noche tomó el camino de Londres (al igual que hizo su “real” hermano). Aún no había cumplido los diecisiete años. Se colocó junto a la entrada de los artistas; quería actuar, dijo. Los hombres le rieron a la cara… Ninguna mujer, dijo, podía en modo alguno ser actriz. Insinuó… ¿Podía siquiera ir a cenar a una taberna o pasear por las calles a la medianoche?  Sin embargo, ardía en ella el genio del arte… Finalmente —pues era joven y se parecía curiosamente al poeta, con los mismos ojos grises y las mismas cejas arqueadas—, finalmente Nick Greene, el actor-director, se apiadó de ella; se encontró encinta por obra de este caballero y — ¿quién puede medir el calor y la violencia de un corazón de poeta apresado y embrollado en un cuerpo de mujer?— se mató una noche de invierno y yace enterrada en una encrucijada donde ahora paran los autobuses, junto a la taberna del «Elephant and  Castle».  Esta vendría a ser seguramente la historia de una mujer que en la época de Shakespeare hubiera tenido el genio de Shakespeare.

virgina wolf

Virginia Woolf.

Dice Virginia W que genios como el de Leonardo no florecen entre los trabajadores, los incultos, los sirvientes…  Casi 100 años antes Flora Tristán había lanzó aquel famoso llamamiento: “A vosotros obreros, que sois las víctimas de la desigualdad de hecho y de la injusticia, a vosotros os toca establecer, al fin, sobre la tierra el reino de la justicia y de la igualdad absoluta entre el hombre y la mujer”. ¿Cómo, pues, hubieran podido florecer entre las mujeres? Se preguntaba Virginia.

 Cualquier mujer con talento nacida Mona Lisa o Lisa Shakespeare hubiera acabado sus días tachada de bruja. Pero Virginia W creía que esa hermana de Shakespeare está  en nosotras y en muchas otras que están lavando los platos y poniendo a los niños en la cama. Y albergaba  la  esperanza de  que si vivíamos aproximadamente otro siglo, refiriéndose a vivir una vida “común”[-itaria],  si cada una de nosotras teníamos un salario y una habitación propia; que si nos acostumbrábamos a la libertad… si nos enfrentásemos con el hecho de que no tenemos ningún brazo al que aferrarnos,  sino que estamos solas, y de que estamos relacionadas con el mundo de la realidad y no sólo con el mundo de los hombres y las mujeres, entonces, llegara la oportunidad para  la  hermana de Shakespeare. Pero solo llegaría trabajando por ello.

Casi han pasado esos cien años. Entre el final de la segunda ola de feminismo que es la que ella vivió y le tercera que comenzó en los 70 se publicó “El segundo sexo” que nos dijo: “ No se nace mujer, llega una a serlo

mona lisa Prado

Mona Lisa. El Prado.

Mujica Laínez cuenta en 1984 en uno de los cuentos de “Un novelista en el Museo del  Prado” que a poco que cae la tarde y que empieza a anochecer, los personajes de las pinturas y las estatuas del Museo del Prado, se desperezan y sacuden. Durante el día entero, permanecieron inmóviles, dentro de sus marcos o encima de sus pedestales, para admiración y tranquilidad de los turistas… Uno de esos anocheceres  un llanto procedente de la parte reservada a los pintores italianos, llama la atención de la hija del faraón de Paolo Veronese. Es la Gioconda… A borbollones, sin ahorro de quejidos, narra su agravio… un grupo de franceses se paró delante de ese cuadro, y si bien no entiende el idioma, captó quede ella se mofaban, y que de continuo, en su parla meliflua, aludían al Museo del Louvre…, le Louvre…, le Louvre…, señalándola y haciendo chacota de su empaque.-Fue demasiado … Me ha acaecido numerosas veces, pero nunca subió a tanto la burla. ¡Qué no habré oído, durante años y años, a los burros convocados por mi enigma!… Que si soy una copia de la de París; que si no; que si me pintó… ¡Ay, si lo supiera! -¿No recordáis al Vinci? -inquiere, ceremonioso, un  gentilhombre .-¡Ay no, no recuerdo nada!- ¿No cuentan que mientras os pintaba, Micer Leonardo hacía tañer violas y laúdes? ¿Que tardó varios años en lograr vuestro retrato maravilloso? ¿No lo recordáis? -interroga un  Cardenal amable.

MOna lisa Louvre

Mona Lisa. Louvre.

Esto lo sabe Mujica Laínez porque Vasari escribió que mientras el artista estaba haciendo su retrato “empleó el recurso de hacerle escuchar músicas y cantos, y proporcionarle bufones para que la regocijaran, con el objeto de evitar esa melancolía que la pintura suele dar a los retratos que se hacen… Esta obra está ahora en poder del rey de Francia en Fontainebleau”.   Es por eso que 5 siglos más tarde su habitación propia está en Paris, no en Florencia.

Nada, no sé nada. Me acuerdo, sí, de que medio siglo atrás, cuando yo  colgaba ya en este Museo, anduvo por aquí, examinándome, un literato cubano, periodista, quien declaró sin ambages y por escrito que la copia es la Mona Lisa del Louvre.

Yo la vi en noviembre,  vi esta Mona lisa, la que lloraba pero en ella no estaba Leonardo… no sé si porque de tanto que lloró se le había borrado el sfumatto.

El estudio técnico y la restauración realizados entre 2011 y 2012 han revelado que las dos obras fueron realizadas al mismo tiempo. La verde por Leonardo la azul, me gusta fantasear que por quien dicen fue  su amor, su discípulo  Salaì.

Y ¿por eso llorabas, Mona Lisa? ¿Porque querías ser superior?  Se te percibe algo de ese complejo masculino que según Virginia W había tenido tanta influencia sobre el movimiento feminista; ese deseo profundamente arraigado en el hombre no tanto de que la mujer sea inferior, sino más bien de ser él superior .

La tercera oleada del movimiento, a partir de los 70, diversificó el feminismo  aunque con el objetivo común de conseguir la igualdad entre hombres y mujeres.

El 20 de septiembre de 2014 Emma Watson comenzó un discurso en la sede de la Onu en Nueva York de este modo:

Hoy estamos lanzando una campaña que se llama “HeForShe”.

Acudo a ustedes porque necesito su ayuda. Queremos poner fin a la desigualdad de género, y para hacerlo, necesitamos que todas y todos participen /// Nos cuesta conseguir una palabra que nos una, pero la buena noticia es que tenemos un movimiento que nos une. Se llama HeForShe. Los invito a dar un paso adelante, a que se dejen ver, a que se expresen: a que sean “él” para “ella”. Y pregúntense: si no lo hago yo, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?

Volviendo a la hermana de Shakespeare En cuanto a que venga si nosotras no  nos preparamos, nos esforzamos, si no estamos decididas a que, cuando haya vuelto a nacer, pueda vivir y escribir su poesía, esto no lo podemos esperar, porque es imposible. Pero yo sostengo que vendrá si trabajamos por ella, y que hacer ese trabajo, aun en la pobreza y la oscuridad, merece la pena.

100 años después yo creo que lo mejor es trabajar con ustedes, HOMBRES, ¡también saldrán ganando!

* AnisiaSerendipia (Elorrio, 1962) es licenciada en Filología Hispánica, documentalista y atesora estudios de Comisariado y Coordinación de Exposiciones. Es autora del blog del que toma su nombre: 

http://serendip-anisia.blogspot.com.es/

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , ,

Bilatu