Ostirala,
2024ko Uztailak12

MugaKultura

loader-image
Durango
11:45 pm,
temperature icon 17°C
Humidity 94 %
Ráfagas de viento: 1 Km/h
ECO

«El rayo más intenso de lo que llevamos de 2014 ha caído esta noche en Andikoa, Berriz», confirma el durangués Aranda, responsable de Euskalmet, a Mugalari

Iban Gorriti

Euskalmet ha medido la pasada noche el rayo más intenso de lo que llevamos de año en la CAV. El responsable de la Agencia Vasca de Meteorología lo ha confirmado hace unos minutos a Mugalari.info. José Antonio Aranda es de Durango y matiza que ha sido un rayo de carga negativa que ha alcanzado los -271,8 kiloamperios y ha caído en el barrio de Andikoa, de Berriz. Ha ocurrido a las 04.46 horas.

JOse Antonio Aranza Euskalmet

Fotomontaje de foto cedida a Mugalari desde Euskalmet, del durangués José Antonio Aranda, y con fondo del barrio Andikoa de Berriz, imagen de Iban Gorriti, donde ha caído la pasada noche el rayo negativo más intenso.

Aranda tranquiliza al asegurar que no hay constancia en Emergencias de que haya podido afectar a residentes o inmuebles de la zona. «Ha sido un rayo muy grande, una descarga muy fuerte en un día de muchos rayos», analiza. Algunos han sido drásticos. «Uno ha quemado un caserío de Karrantza y otro ha caído en una subestación del Metro de Sopela», diferencia.

El rayo de Berriz ha sido el de carga negativa superior incluso al mayor del año pasado. «En 2013, el negativo más fuerte caído sobre tierra fue de -245 kiloamperios y lo medimos en Aitza, Gipuzkoa. Sí medimos uno sobre más de -349», aporta Aranda.

| DESCARGA A LA VELOCIDAD DE LA LUZ Y EN MILISEGUNDOS | Este agrónomo nacido en la villa vizcaina en 1961 explica que los rayos negativos, como el de la pasada noche, son los más habituales. «La base de la nube se carga negativamente y se descarga en la tierra, positiva. Suelen generar problemas eléctricos o electrónicos. A diferencia de ellos, los positivos crean problemas estructurales de caída de muros, por ejemplo. Positivos hay más fuertes que negativos».

Aranda ha explicado que la descarga de los rayos, como el de hoy, se produce en milisegundos y viajan a la velocidad de la luz. «Se concentra todo en un ‘tubito’ de un centímetros cuadrados. Se calienta el aire que hay en él tantísimo que desaparece por completo toda la humedad y revienta pudiendo alcanzar hasta 30.000 grados centígrados en un instante. De ahí se produce la onda sónica que es el trueno», detalla.

Como curiosidad, un rayo como el de las cinco menos cuarto de la pasada noche daría la suficiente electricidad para mantener encendida una bombilla normal durante «más de un año».

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Bilatu